viernes, 22 de febrero de 2013

Tasgares, todo en Argentina es contradictorio, una cosa es escuchar a la gente y otra muy distinta es mirar en tu entorno haciendo abstracción de lo que has escuchado; que si la Cristina se ha forrado, que Néstor también, que si fulano o cualquier otro se ha forrado, vale, puede ser verdad, me recuerda a un candidato político de Brasil que dijo algo así como que: 'si, robo pero hago'.
Sólo te diré que en 1997 los camiones y coches eran chatarra circulando por las ciudades y carreteras del país, hoy son todos nuevos, alguien podrá decir, es que son camiones que llevan la cosecha, pues no, en el mes de febrero, se está haciendo la trilla al sur de Buenos Aires a más de 400 km, terminando la campaña en Bahía Blanca a fines de febrero.
Camiones cargados con productos metalúrgicos solo significan una movida industrial, los pueblos donde viven mis familiares que en realidad fui testigo de su construcción en los 50 y 60 junto a las fábricas que le daban su razón de existir, todos los hermanos y hermanas de mi madre trabajaban en esas fábricas; en 1997 (ídem España ahora) todas las fábricas cerradas y eso que cotizaban en bolsa; hoy están todas reabiertas y ello tiene como consecuencia que ahora son mis primos las que trabajan en ellas o en negocios en auge debido precisamente a esas fábricas.
Recuerda que al revés de España donde los medios apoyan al gobierno, allí todos están en contra, y allí como aquí, la gente repite lo que le dicen en la Tv o leen en los periódicos o escuchan en la radio.
Es sintomático que se quejen las clases medias altas, aquellas que acostumbraban a ir a Miami de compras un viernes y volvían los domingos con sus baratijas, pues ahora hay un control de divisas tal cual cualquier país de Europa, porque vamos a ver, si en Barajas te cogen con 10.001 euros vas a tener problemas ¿verdad?, pues en la época neocon acostumbraron al personal para tener su apoyo a viajar y/o sacar de Argentina todo los dólares que tuvieras sin control alguno; se llegó a tener una deuda pública de 140.000 millones de dólares y al mismo tiempo esos eran los dineros depositados por argentinos en los bancos USA, muchos más en realidad.
Pareciera que en el ADN de los argentinos tienen el dólar como su totem, no hay forma de pesificar internamente sobre todo la compra venta de propiedades y con las restricciones actuales paralizan ese mercado.
La inflación es producto de grupos monopólicos como Molinos Río de la Plata y otros que tienen prácticamente el control total de la alimentación en Argentina.
Es la forma de desgastar al Gobierno.
Y te diré que Cristina K no me entusiasma, es muy borde y hortera en sus expresiones, indigna para la más alta magistrada de una República; pero puedo reconocer sus políticas macroeconómicas y sobretodo la refundación del Banco Central no ya 'independiente' sino dedicado a la defensa financiera del Estado, como algo muy positivo.

martes, 19 de febrero de 2013

MalPeroAcostumbrado se ha dado un garbeo durante 14 días por Argentina según el permiso de la oficina de empleo para hacer trámites.
Sin entrar en muchos detalles os diré que el viaje anterior fue en 1997.
Lo que acontece hoy en España era la situación de Argentina en esas fechas.
He quedado asombrado ahora con la cantidad de camiones NUEVOS de las marcas Mercedes Benz Scania Volvo entre otros, nunca mientras viví en Argentina había visto tal cantidad de vehículos nuevos, cargados hasta los topes (y ya pasó la cosecha de cereales) de todo tipo de mercancías pero predominando los rollos de acero y de otros productos para la metalurgia.
Van de records en records en ventas tanto de coches nuevos como usados.
VW ha montado una fábrica en General Pacheco.
No tengo cifras de producción por ahora de autos, camiones, tractores, cosechadoras y otras maquinarias agrícolas, pero van de records.
Jo, vaya cambio...
Los pueblos muertos en 1997 donde viven mis familiares y que conozco muy bien desde los años 60, bullen ahora de comercios, talleres, industrias, pymes.
Por supuesto subsisten áreas de pobreza, relanzar un país destruído previamente lleva su tiempo.
Vosotros mismos.
Saludos

viernes, 8 de febrero de 2013

A todos mis amigos demócratas que llevan la República y el sentido de la Justicia en el corazón, les recomiendo que lean este llamamiento, y a los que residen en Madrid o en sus proximidades, que actúen en consecuencia:


El Coronel Martínez Ingés responde tras saber que será juzgado por 'calumnias al Rey'.



El viernes, día 18 de enero, el coronel Martínez Inglés recibió en su domicilio una cédula de citación del Juzgado Central de lo Penal de la Audiencia Nacional, por la que se le convoca para que acuda el día 13 de febrero próximo, a las 11,30 horas de la mañana, a la Secretaría de dicho Juzgado al objeto de asistir al acto del Juicio Oral en el Procedimiento que se le sigue en ese tribunal especial por un presunto delito de "calumnias e injurias graves contra la Corona".  El fundamento de la acusación contra el coronel Martínez Inglés está basado en un artículo publicado en Canarias-semanal.org, en el que bajo el título "¿Por qué te callas ahora?"  , el oficial del Ejército español hacía diversas consideraciones en torno a la personalidad del monarca Juan Carlos Borbón.

La fiscalía de la Audiencia Nacional, que como se sabe es una jurisdicción especial, heredera del antiguo tribunal franquista de Orden Público (TOP), ha solicitado para él una condena de UN AÑO Y TRES MESES DE PRISIÓN y el abono de costas del juicio estimadas en 2.000 euros.

En relación con su procesamiento y la petición fiscal, el coronel Martínez Inglés redactó para este periódico digital una nota que adjuntamos a continuación.


NOTA DEL CORONEL MARTÍNEZ INGLÉS


Día de la ira republicana

De la mía, desde luego que sí, que me confieso iracundo en extremo, esperando y deseando que ese día ya cercano del próximo mes de Febrero lo estéis también la mayoría de vosotros, estimados amigos, compañeros, demócratas, republicanos y ciudadanos en general de este desgraciado país de la corrupción, el pelotazo, las preferentes, los EREs, el Bárcenas, los sobres fantasma, el Urdangarín, la Gürtel, los jubilatas sin Urgencias, los médicos privatizados, los seis millones de parados, los novecientos mil millones de euros de Deuda, los diez millones de pobres de solemnidad, los dos millones de familias en las que no entra un euro un mes tras otro… etc, etc.

Porque tiene tela, amigos, con la que está cayendo en este territorio plagado de sinvergüenzas de alto estanding que guardan sus rapiñas en Suiza y abandonado por Dios y hasta por la señora Merkel, tener que acudir, ese próximo día que les comento, a la Audiencia Nacional (un Tribunal, como todos ustedes saben, con el ADN del antiguo Tribunal de Orden Público franquista) a defenderme de una acusación de calumnias e injurias vertidas (según el Fiscal General del Estado que, como todos ustedes saben también, cumple órdenes del Gobierno) contra un impresentable señor, un obsoleto y desvergonzado monarca, un despreciable sujeto divino e inviolable que se pasa las leyes por el forro de su corona, un hombre acabado física y mentalmente por sus excesos que, desde hace treinta y siete años, "okupa" sin ninguna legitimidad (salvo la del militar rebelde y genocida que lo colocó ahí) la Jefatura del Estado español.  Dedicándose en exclusiva todos estos años a pegarse la gran vida y a utilizar en provecho propio los recursos del Estado: caza de elefantes acompañado de su "asesora estratégica" de turno, francachelas sexuales pagadas con fondos reservados, pseudo golpes de Estado para asentar su tambaleante corona, colaboración de facto en los oscuros negocios de su señor yerno, amasamiento de una fortunita personal que medios solventes extranjeros (incluido el New York Times) cifran a día de hoy en 1.800 millones de euros… etc., etc. Presuntos delitos, vicios redomados y actuación impropia del alto cargo que ostenta y que le llevó, en abril del año pasado, en una patética intervención televisada, a pedir perdón a sus asombrados súbditos.

Pues sí, amigos, les cuento.  El pasado viernes 18 de Enero recibí en mi domicilio una Cédula de Citación del Juzgado Central de lo Penal de la Audiencia Nacional (una cutre cédula en la que no figura, supongo que por miedo, ni el nombre del titular del Juzgado ni el de la secretaria judicial que la firma con un garabato) por la que se me convoca para que acuda el día 13 de Febrero próximo, a las 11,30 horas de la mañana, a la Secretaría de dicho Juzgado al objeto de asistir al acto del Juicio Oral en el Procedimiento que se me sigue en ese tribunal especial, en calidad de acusado y bajo apercibimiento de ley.

Anteriormente a esta citación, en Noviembre del año pasado, ya había recibido un escrito del Juzgado Central nº 002 de la misma Audiencia Nacional trasladándome la petición de pena por parte de la Fiscalía: UN AÑO Y TRES MESES DE PRISION (¡Inaudito, los golfos queriendo llevar a la cárcel a los honrados!)  Y el abono de las costas del juicio estimadas en 2.000 euros.

Al comunicaros este desagradable asunto, estimados amigos y compañeros, quiero que sepáis que yo lo afronto con total tranquilidad y normalidad, enmarcándolo en la ya larga lucha personal que libro desde hace años para que algún día, ya cercano afortunadamente, vuelva a este país el legítimo régimen republicano masacrado por el fascismo castrense en 1939 y, desde luego, sin que mi ánimo flaquee un solo segundo, como he hecho a lo largo de toda mi vida en situaciones mucho más comprometidas y peligrosas que ésta, seguro de lo que hago y con la certeza absoluta de que, al final, el triunfo estará de mi parte.  Y, por supuesto, del ideal con el que me he comprometido.  Que, en estos momentos y sin remilgos de ningún tipo, debo reconocer que no es otro que, como os acabo de decir, lograr la pronta y venturosa llegada de la III República española.  Mandando a los infiernos, de una vez por todas, la insulsa, obsoleta y corrupta monarquía juancarlista/franquista que ha sido, en una gran proporción, la culpable del desastre y la ruina que en estos momentos atenaza a todos los españoles.

Yo, amigos, estoy acostumbrado a luchar solo.  Lo hice en el año 1989 cuando me enfrenté a la cúpula castrense franquista del momento, al ministro de Defensa Narcís Serra y al Gobierno socialista en pleno, para conseguir erradicar de este país la mili obligatoria que, sin servir para mantener una defensa exterior efectiva, se cobraba la vida de más de doscientos jóvenes al año en accidentes (por falta de preparación técnica de los mismos) y en suicidios.  Objetivo que lograría por fin en 1996, curiosamente, con la llegada de la derecha al poder.

Y ya antes (y perdonad que os cuente estas "batallitas" de mi ancestral currículo pero es que uno tiene ya sus añitos, aunque, la verdad, biológicamente no creo que pase de la cuarentena ya que todavía aguanto bien los ocho kilómetros que corro todas las tardes desde hace más o menos cincuenta años) tanto en la guerra de Ifni de 1958, en la que mandé un comando especial de cuarenta soldados voluntarios y casi suicidas con la misión casi diaria de infiltrarnos en el campo enemigo para hacer prisioneros y obtener valiosa información que evitara a nuestras tropas ataques intempestivos, como años después en el desierto del Sahara al frente de tropas nómadas nativas, como en las Unidades especiales de paracaidistas realizando centenares de saltos en condiciones extremas o en la terrible como angustiosa "guerra del norte" en la que cualquier mañana, en un semáforo, podías encontrarte con la muerte… siempre actué con arreglo a mis principios e ideales, por propia voluntad, sin necesidad de compañía laguna y, afortunadamente, encontrándome con el éxito al final de la peligrosa "cabalgada".

Pero en esta ocasión, ciudadanos españoles, amigos, compañeros, republicanos, que todavía atesoráis ilusiones y que aspiráis a cambiar cuanto antes la peligrosísima situación en la que en estos momentos se encuentra este país, yo os pido, para no afrontar en soledad la personal lucha que voluntariamente libro con esta monarquía que nos asfixia y que con sus excesos ha mantenido siempre en verde el asqueroso semáforo de la corrupción, que me ayudéis, que me apoyéis, que os solidaricéis conmigo y que, los que podáis, estéis el próximo día 13 de febrero ante el número 12 de la calle Prim de Madrid, sede de la siniestra Audiencia Nacional residuo vergonzoso del franquismo.

Yo, desde luego ¡faltaría más!  Voy a acudir allí en esa fecha y hora para plantar cara, una vez más, a semejante rodillo antidemocrático, en cuyo interior, unos prepotentes y endiosados juristas tratan de irradiar su efímero y espurio poder por delegación del Gobierno y del partido de turno.  Parafernalia jurídico/política que a mí, lejos de causarme ningún pavor, me produce, si no risa, sí preocupación y hastío por lo que semejantes conductas representan dentro del pavoroso escenario institucional y social en el que estos momentos se debate este país, en crisis total de supervivencia.

Termino ya esta larga nota con la que para nada he querido transmitiros preocupación personal o duda de ninguna clase, sino, todo lo contrario, esperanza, horizonte vital, espíritu de lucha y valentía ante lo que tiene que venir… y vendrá.

Y como punto final, ahí van mi última y reiterativa petición al respecto y una solemne promesa:

Los españoles demócratas que amamos la República no podemos dejar pasar, mirando para otro lado, la presente situación.  Debemos dar un paso al frente de una vez comprometiéndonos de verdad y en serio con la consecución de nuestros ideales.  Dejémonos de manifestaciones insulsas y reiterativas con nuestras añoradas banderas al viento.  Ya no hay tiempo para eso.  Ha llegado el punto y la hora de salir a la calle, de luchar, pacífica y democráticamente, por supuesto, pero sin renunciar para nada al enfrentamiento público de las ideas y al sacrificio personal.  Y deberemos hacerlo, además de para conseguir nuestros sueños, para colaborar a sacar del pozo en el que se encuentran hundidos millones y millones de compatriotas absolutamente desmoralizados y empobrecidos por una casta política postfranquista que ha esquilmado este país en nombre de la libertad y la democracia.

"Si somos capaces de hacer algo parecido a esto, amigos y compañeros.  Si nos unimos y nos olvidamos de protagonismos y personalismos espurios, yo os prometo que antes de dos años (quizá bastante antes) gozaremos en España de una nueva III Republica, democrática, moderna, europea y respetuosa con la libertad y los derechos fundamentales de todos los ciudadanos.  O moriré en el intento.

Que empezará a funcionar, eso sí, con todos los corruptos de este país dentro de la cárcel, empezando por el rey (primer corrupto de este país) y terminando por el último alcalde que haya podido sucumbir a la pérfida tentación del pelotazo".

Soy consciente de que a alguna persona que me lea, estas palabras que acabo de estampar negro sobre blanco pueden parecerle demagógicas, ampulosas, vanidosas, visionarias e, incluso, idealistas y trasnochadas.  ¡Allá ella!  Yo lo que puedo decirle al respecto es que están redactadas con la mano en el corazón de un soldado español que juró hace ya muchos años defender a sus compatriotas con su propia vida, que con ese fin se la ha jugado repetidas veces a lo largo de los últimos cincuenta años y que está dispuesto a volver a hacerlo las veces que hagan falta para ser fiel a ese juramento.  Los tiempos no están para críticas estériles, amigos, sino para actuar.  Y aquél que en estos dramáticos momentos tenga algo bueno que proponer para que los españoles no nos inmolemos colectivamente en la pira de la corrupción y el enfrentamiento, y se considere capaz de luchar para llevarlo a efecto, que lo diga.  Yo encantado, me subiré a su carro.

Pero no hacer nada, no.  No nos queda demasiado tiempo.  Si en las próximas semanas o meses cae Rajoy, asesinado por la corrupción de su propio partido (escenario harto probable), el infinito político y social, como un tremendo abismo, se abrirá ante nosotros.

 

Fdo: Amadeo Martínez Inglés Coronel.  Escritor.  Historiador



http://www.insurgente.org/index.php/template/tribunales/item/3573-el-coronel-mart%C3%ADnez-ingl%C3%A9s-responde-tras-conocer-que-ser%C3%A1-juzgado-por-calumnias-al-rey




















lunes, 4 de febrero de 2013


EL TABLERO GLOBAL
Carlos Enrique Bayo

__________________________________________________________________________________


Señor presidente: no nos tome por tontos, por favor.

 02 feb 2013


 Al parecer, el presidente del Gobierno pretende que los ciudadanos descarten, sin más análisis, el cúmulo de pruebas sobre la corrupción rampante en el seno del Partido Popular, sólo porque él proclama: “Es falso”. Él, que ha incumplido todas y cada una de sus promesas electorales; que ha negado la evidencia del rescate bancario llamándolo “línea de crédito sin condiciones”; que ha subido los impuestos, bajado las pensiones, financiado a la banca con dinero público y creado el banco malo; que ha recortado salarios, sanidad, educación, investigación, derechos civiles… y multiplicado el paro, la recesión y las desigualdades, cuando había dicho profesar todo lo contrario. Y ahora, con esos antecedentes, quiere que demos por buena su palabra, incluso cuando niega la evidencia.

Su alocución ante la cúpula del PP –incontestable, porque se negó a dar la cara ante la prensa– calificó como “la sombra de la sombra de un indicio manipulado” lo que en realidad son (y a la vista de todos están) cientos de anotaciones manuscritas, de puño y letra del, primero, gerente y, después, tesorero del partido, transcritas a lo largo de años y coincidentes con la documentación incautada a la trama Gürtel, y hasta confirmadas por varios de los allí citados. No sólo peritos calígrafos han certificado que Luis Bárcenas es el autor de esos asientos contables, sino que ni él mismo se ha atrevido a negarlo y ha aducido puerilmente que, al tratarse de fotocopias, esos “papeles” podrían haber sido falseados.

Esa es otra afirmación, compartida por Mariano Rajoy en su discurso, con la que nos están tomando por idiotas. ¿En qué mente sensata cabe pensar que todo ese material manuscrito es una mera falsificación? ¿Cuántos falsificadores profesionales, o cuánto tiempo uno solo, habría que haber dedicado a crear ese enorme cuerpo de datos? O, si no, ¿cómo se habría podido imitar perfectamente la caligrafía de Bárcenas, para ir introduciendo los nombres de los dirigentes del PP en un listado del tesorero en el que no figurasen originalmente?

Definir esos documentos como “papeles apócrifos”, y aseverar que esas “notas sin que se sepa de dónde salen” únicamente “dan pie a toda clase de infundios”, es despreciar la capacidad deductiva de todos los españoles. Insistir en que todo ello sólo responde a las oscuras intenciones de alguien que “manipula los datos y los filtra dosificadamente” constituye un insulto a la inteligencia de cualquiera que haya estudiado mínimamente los entresijos del mayor escándalo de corrupción que haya conocido España: la trama Gürtel del PP y los casos Nóos y Palma Arena, indirectamente relacionados por vía de los gobiernos de Camps y de Matas.

Porque en este clarísimo escándalo de corrupción masiva, fundamentado en el pago generalizado de comisiones y donaciones, convertidas en dinero negro para políticos o en financiación irregular del partido (tal como figura en los distintos sumarios judiciales en avanzado estado de instrucción), están imputados o implicados decenas de concejales, parlamentarios, altos cargos, dirigentes nacionales, consejeros autonómicos y ahora hasta ministros del Gobierno central, todos ellos de un mismo partido y en complejos entramados de defraudación de los fondos públicos en Madrid, Valencia, Baleares, Galicia, Castilla y León… es decir, en casi todas y cada una de las administraciones en las que el PP ha ostentado el poder.

Aznar repetía una y otra vez: “El PP es incompatible con la corrupción”. Mientras tanto, en el interior del partido su gerente/tesorero acumulaba en Suiza una fortuna de más de 22 millones de euros; las arcas engrosaban con grandes donaciones anónimas que resultaban proceder de empresas constructoras a las que luego los gobernantes adjudicaban lucrativos contratos públicos, y desde una caja B se iban abonando a los ya bien remunerados dirigentes pagos de sobresueldos que a menudo superaban el salario medio de los españoles. Todo ello, presuntamente, claro. Pero los políticos conservadores hace ya tiempo que han estirado hasta más allá del límite de lo verosímil todas las garantías jurídicas de presunción de inocencia.

Ante semejante cúmulo de pruebas físicas y circunstanciales, el presidente del Gobierno sólo nos ofrece –supuestamente, “para que resplandezca la verdad”– difundir las declaraciones de la renta y del patrimonio, y una auditoría interna en la que la actual tesorera del partido no ha logrado encontrar ninguno de los papeles que se llevó su antecesor… quizá se los tenía que haber pedido a él, ¿no?

A estas alturas, la oferta de Rajoy para lavar su imagen y la del partido en el poder parece una broma de mal gusto. Para empezar, sus declaraciones fiscales ya son públicas (desde 2011) en la web del Congreso. Pero, sobre todo, ¿pretende demostrar la inexistencia de pagos y cobros en dinero negro por el hecho de que no se declarasen a Hacienda? ¡Es que si se hubieran declarado ya no sería dinero negro! Pretende probar su inocencia con el más burdo de los sofismas: como no hemos declarado nada ilegal, no existe nada ilegal. ¿Quiere que nos traguemos la premisa de que lo que no se declara, no existe?

¿Qué decir de la fortuna de Bárcenas en paraísos fiscales? Por cierto, lavada en gran parte gracias a la generosísima amnistía fiscal concedida por su Gobierno a los defraudadores, mientras multiplica la presión fiscal sobre los contribuyentes cumplidores. Por cierto, “regularización” que negó rotundamente el ministro de Hacienda sólo horas antes de que la confirmasen los abogados del propio interesado. ¿Cómo vamos a creerles, después de tantas mentiras?

Según Rajoy, la “cuenta particular de un banco suizo” con 22 millones de euros “no tiene nada que ver con el Partido Popular, pero se atribuyó intencionadamente al PP. ¿Por qué?” Ésa sí que es una pregunta fácil de responder: porque la abrió allí el que estuvo al frente de la tesorería del PP durante veinte años, la nutrió con esa fortuna durante su gestión de los fondos del PP, y efectuó con ella operaciones a todas luces sospechosas como la de retirar un total de 8,5 millones de euros justo en los momentos en que él administraba los gastos de la campaña electoral de Rajoy en 2008.

¿Cuál es la réplica del presidente a tan diáfanos argumentos? “Ahora las infamias se disfrazan de presuntas”. (En cursiva en el original)

Vamos, que “llegó la Policía al supuesto lugar del crimen y halló el presunto cadáver”, como escribió hace muchos años una temerosa redactora de sucesos que tenía a mi cargo.

Al PP ya sólo le queda amenazar a la prensa con llevarla a los tribunales, como si no tuvieran ya bastante trabajo los jueces investigando los tejemanejes de los dirigentes de ese partido. Y la que más insiste en que hay que querellarse contra los periódicos que revelan esos chanchullos es la presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre. Qué pronto se ha olvidado de que empresarios como el hoy encarcelado Díaz-Ferrán donaron 800.000 euros a su formación en las vísperas de las campañas electorales de 2003 y 2004; que los emplearon en pagar actos a empresas de la trama Gürtel, y que después adjudicó desde el Gobierno de Madrid más de 200 contratos (por valor de 300 millones de euros) a seis de las empresas que tan generosamente habían financiado su llegada al poder… gracias a otro escándalo, el del tamayazo.

¿Tras esos precedentes, cómo quiere Rajoy que le creamos ahora cuando niega la mayor?

Señor presidente: no nos tome por tontos, por favor.



http://blogs.publico.es/eltableroglobal/senor-presidente-no-nos-tome-por-tontos-por-favor


sábado, 2 de febrero de 2013


LA CONJURA DE LOS LADRONES NECIOS

Lucas León Simón

2 febrero de 2013




Todo el país era víctima de su conjura.  Infiltrados en la democracia, nunca habían sido demócratas. Hablando en nombre de las “personas de bien” eran una partida de malhechores. Diciendo representar a las “gente normal” eran una élite de ladrones a gran escala. Declamando en nombre de la “cultura del esfuerzo” se financiaban irregularmente y se repartían el botín. Pregonando la “responsabilidad” habían saqueado el país, a sus gentes, y a su riqueza.  En nombre de la “austeridad”, la ajena, habían hecho retroceder mil años la sanidad, la educación, la justicia y el “sursum corda” de los derechos ciudadanos.

Las medidas “duras” que decían estar “obligados a tomar” eran duras sólo para una clase, sus amigos, sus protegidos, tenían leyes, indultos y amnistías hechos a su medida.

Expoliaron a los sindicalistas, obreros, desempleos, sanitarios, mineros, enseñantes, hombres de leyes, funcionarios, pensionistas, jóvenes y ancianos. Subieron impuestos,  tasas y precios públicos. Privatizaron lo imprivatizable. Encarecieron lo incarecible. Sobornaron lo insobornable. Y saquearon el país. A fondo y a conciencia. Enriquecieron a sus amigos y empobrecieron a la mayor parte de una ciudadanía indefensa y apaleada.

Derribaron los pilares de su convivencia, destruyeron sus leyes y su democracia, corrió el fascismo por sus decretos y enmudecieron, agredieron y amordazaron la protesta social. Abatieron derechos, picaron garantías y hundieron el estado de bienestar, y a la venta pusieron empresas públicas, servicios imprescindibles y sanidades necesarias, cobraron moneda de traición a su pueblo y subastaron su pobreza, de sol a sol y de recorte en recorte.

Vendieron el país a los mercados y subordinaron su soberanía con escalo, agosticidad y alevosía. Recobraron la memoria del dictador y se repartieron su fascista herencia política. Ocuparon autonomías y ayuntamientos con mentiras, corrupción y pijeria, enlutaron la Cultura y echaron suertes sobre los restos de la Salud Pública, para un siniestro carnaval de sobres negros de robo y rapiña.

Pisotearon al país y a sus habitantes y se mofaron de su duelo, de sus desempleados y de sus ancianos, y, se repartieron, destruyéndola, la democracia.

Y cuando ya no tenían más que robar, necios de inteligencia, aparecieron ante la opinión pública para negarlo todo.

viernes, 1 de febrero de 2013


Puede haber algo peor que Rajoy

1 febrero 2013
Rosa María Artal – Comité de Apoyo de ATTAC España


Es cierto que busca estar permanentemente en los medios y crear polémica, y que solo mencionarla es caer en su juego, pero cuando ella da una puntada jamás lo hace sin hilo. Se encuentra oficiosamente en campaña para la presidencia del Gobierno desbancando a Rajoy y, dada la deriva que está tomando el gobierno del PP, debe considerar maduro el asunto de ir soltando pildoritas que preparen sus fines plenos. Lo ha hecho este lunes en ABC y lo reproducen varios medios, dado que no aparece en la web del periódico conservador.

Con unas ideas y una redacción muy de mujer-mujer conservadora, va contando lo que le gusta y no le gusta de monarquías y repúblicas. Le preocupan mucho las banderas republicanas que se ven en las manifestaciones, nada dice ni ha dicho jamás de las del aguilucho, dios la libre. La pobre, cuando las ve – las republicanas por supuesto-, piensa “que o no saben qué es lo que reivindican con esas banderas o, si lo saben, quieren lo peor para España y para los españoles”.

Y ya lanza la tesis que ha preparada:

“No hay que ser un historiador avezado, basta con ser un lector mínimamente crítico de los libros de Historia, para saber que la II República fue un auténtico desastre para España y los españoles”, en una de sus frases mejor construidas por cierto.

La puntada siguiente la hilvana así:

“…muchos políticos republicanos utilizaron el régimen recién nacido para intentar imponer sus proyectos y sus ideas —en muchos casos, absolutamente totalitarias— a los demás, y que faltó generosidad y patriotismo. El resultado fue una guerra salvaje que algunos quieren que siga influyendo en la vida política de hoy”.

Repito lo que escribe:

“El resultado fue una guerra salvaje”.  

Parece que no había más remedio que dar un golpe de Estado. Y que le siguieran 40 años (¡40 años!) de Dictadura fascista y que no se dirimieran jamás responsabilidades. Si así hubiese sido gente que defiende esa ideología jamás hubiera podido volver a tener poder democrático en este país.

Porque, olvidando –maldita sea qué memoria- el Golpe de Estado, los 40 años de Dictadura fascista, la impunidad por estos gravísimos delitos, etc.. atribuye a la República esto:

“Por eso me preocupa y me entristece ver el entusiasmo, no sé si ingenuo o malvado, con que se exhibe la bandera que simboliza uno de los periodos más nefastos de nuestra Historia, en el que se enconaron los odios, se despreció al adversario político hasta llegar a su eliminación física y las libertades estuvieron constantemente amenazadas”.

Con la corrupción (presunta) principalmente de su partido, en un empobrecimiento social constante manipulado con declaraciones para súbditos de mentes poco elaboradas, mermados seriamente los derechos por leyes que suscitan la crítica hasta del Poder Judicial, con su propia gestión y los edificantes herederos que ella misma nos ha dejado en herencia en Madrid, esta mujer camina hacia su objetivo. Y le ríen las gracias. Es tan campechana. Tanto como el Rey que habrá visto hoy -dirigiendo la vista a otro lado- cómo su colega la Reina de Holanda abdica en su hijo en la arcaica institución. No sé si esto “le gusta o no” a la aspirante al gobierno de España. Pero si estamos en un lodazal lleno de alimañas, el futuro puede ser aún mucho peor… Si cabe, ya lo sé. Cabe.

http://rosamariaartal.com